jueves, 3 de mayo de 2012

El principio antrópico

Decía Bernard de Fontenelle en el siglo XVII que "Todos somos naturalmente como el loco de Atenas, quien imaginaba que eran suyos todos los barcos que entraban en el puerto del Pireo. Nuestra locura no es menos extravagante. Creemos que todas las cosas en la naturaleza están diseñadas para nuestro uso, y todos, salvo los filósofos, nos preguntamos qué propósito hay en esta prodigiosa compañía de estrellas fijas, cuando un número mucho menor nos haría el mismo servicio. Ellos responden fríamente que fueron hechas para agradar a nuestra vista"

Resulta bastante cómodo y reconfortante creerse el centro del Universo, el objetivo último por y para el que este fue diseñado y el ser mas complejo y completo del Universo. En realidad ni el Universo fue creado ni obedece a propósito alguno, ni el objetivo del Universo fue crear vida y, dentro de esta, al hombre. Científicos como Hoyle, Barrow y Tippler han abundado en este principio apuntando la extrema improbabilidad de que los valores y magnitudes favorables a la aparición de la vida surgieran en el Universo, lo cual no es mas que una constatación a posteriori de algo que ha sucedido, una falacia, hablando en plata.

Si tenemos en cuenta todos los animales y vegetales existentes en la actualidad podríamos formular, con el mismo derecho que el principio antrópico, el principio equínico referido al caballo actual, el medúsico por las medusas o el aguacático  para el aguacate, como fines a los que ha sido encaminada la evolución y el progreso.

El principio ornitorrínquico
La imagen que presento procede el blog Paleofreak y en el mismo sentido caricaturiza el principio antrópico sustituyéndolo por el principio ornitorrinquico

Aún teniendo en cuenta la emergencia de las llamadas "constantes universales" así como la extrema improbabilidad de que surgiera un Universo como el que conocemos, el principio antrópico sigue siendo una gran falacia, una constatación de la realidad presente como producto del pasado.

 Podemos plantearnos incluso nuestra propia existencia, la tuya y la mía, como el resultado de una concatenación de acontecimientos tendentes a que nosotros ahora mismo seamos tú y yo y no otros, lo que hubiera sido lo más probable, dada la extrema improbabilidad de que nuestros padres conociesen a nuestras madres, nuestros abuelos a nuestras abuelas y así hasta la era de los primeros mamíferos, reptiles, anfibios, peces, anfioxus, pikaia, etc, etc. ¿En algún lugar venía escrito que tuviésemos que surgir en la península ibérica en la segunda mitad del siglo XX?  Nos sorprendemos de nuestra actual condición sin tener en cuenta que somos el resultado de un cúmulo de azares.

Vivimos en un mundo de los múltiples mundos posibles, es decir, nuestro mundo actual no estaba predeterminado ni era necesario ni estaba escrito que hubiese de surgir. "Ex post" podemos interpretar cada punto de bifurcación como un milagro pero, ¿por qué? El Sol, la Tierra, nuestra misma Galaxia, son algo insignificante en comparación con la totalidad de Universo ¿Por qué tenemos que imaginar un Universo preñado de vida, si no es en absoluto descartable que estemos aquí solos?

Fred Hoyle está considerado como un hereje enel campo de la física  que se opuso al Big Bang en momentos en que monopolizaba la física teórica. Sin embargo, al día de hoy si bien está totalmente descartada la hipótesis de Hoyle del Universo Estacionario, tambien el Big Bang se está empezando a cuestionar y es que en este campo nadie parece tener la última palabra.  De los datos suministrados por la ciencia solo podemos deducir  la extrema improbabilidad de la aparición de los átomos del carbono, no su absoluta imposibilidad, pues en ciencia no existen los milagros.  A Hoyle le debemos tambien una de las grandes falacias de los propagadores del diseño inteligente, cuya máxima objeción y obsesión es la imposibilidad de que las cosas surjan por azar, como la del tornado que atravesando una chatarrería ensambla un Boeing 747, algo absolutamente improbable, tan improbable como pretender obtener El Quijote poniendo a mil monos aporreando cada uno una máquina de escribir. ¿Se puede obtener todo desd cero? ¡por supuesto que no! Es como si mezclando al azar átomos de hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, carbono, y distintos minerales pretendiéramos obtener de pronto un ser humano completo, pero sabemos que no se forma así el cuerpo humano, ni el boeing 747 tampoco. Existen los procesos intermedios y los graduales así como los márgenes de azar y probabilidad requeridos para cada caso.


  Hay muchos "SI" (condicionales) en la historia del Universo y en la historia de la vida. En cualquier caso el "¿Y si ...?" está de más puesto que pasó lo que pasó y eso no tiene vuelta de hoja. La misma objeción del ajuste fino se presenta a la Tierra prebiótica. Muchos consideran inexplicable que en el medio de la tierra primitiva pudiera haber surgido vida por lo que aluden a hipótesis exógenas, la panspermia, ya sea procedente de extraterrestres inteligentes o de meteoritos. En todo caso, establecen la hipótesis de una causa externa, causa externa esta que carece de prueba alguna que la avale, se trata de una simple suposición: algo externo tuvo que intervenir ... pero ¿qué? ... naturalmente la hipótesis abre puertas a quien se quiera imaginar: generalmente al diseñador inteligente.

Pero, hablando claro. ¿Resuelve algún problema el diseñador inteligente en el caso del ajuste fino de las constantes universales o el extraterrestre que depositó en la superficie terrestre las esporas de la vida primigenia? Pues no, no resuelve absolutamente nada, en todo caso, lo aplaza al punto de la hipótesis indemostrable, infalsable e inobservable, con loue quedamos igual que al principio, sin nada. Porque tambie podría preguntar. Y el ajustador de las constantes, ¿de dónde viene? ¿cómo se ajustó? ¿quien lo ajusto? A ver si va a ser como la cosmogonía china de que el mundo está sujeto sobre cuatro elefantes a los que sujeta una tortuga ¿y quien sujeta a esa tortuga? pues se supone que otra tortuga más grande ...


En realidad son más las cosas que desconocemos que las que conocemos. El problema que tiene el Universo es que conceptuarlo incluso ya es un problema e incluso reducirlo a una palabra, Universo (algunos proponen hablar de multiversos) que en sí es un todo tan indeterminado  que tiene casi las mismas connotaciones metafísicas que el Ser de Aristóteles. Se trata del gran cajón de sastre en el que encerramos el todo sabiendo, como sabemos, bastante poco de ese todo.

Puestos a deconstruir conceptos, podíamos empezar con los de azar, necesidad, determinismo, contingencia, causalidad, probabilidad, e incluso el mismo de ser o existencia, categorías con las que nos enfrentamos a lo que es en relación a lo que ha sido. En cuanto se produce un evento extraordinario tendemos a observarlo de forma retrospectiva e incluso a encorsetarlo en cualquiera de esas categorías ¿fue azaroso, necesario, irrepetible? Cierto es que el ajuste fino al que se refiere el Principio Antrópico Débil se refiere al origen de las leyes físicas que rigen en todo o casi todo el Universo, pero es que aún no sabemos si hay un Universo o si ha habido una concatenación de multiversos con fluctuaciones consecutivas, todo eso queda en el aire.

En cuanto a la vida en la tierra, de empezar de nuevo, aparecerían formas de vida totalmente distintas a las que hoy conocemos y,  por supuesto, no tendría por qué aparecer el hombre en su fase final, quizá se hubiera detenido la evolución a otros niveles ... ¡cualquiera sabe! En cuanto a la extinción cretácea fue tambien se puede consederar un evento singular, un evento "Cisne Negro" como lo llama Taleb, pero fue la oportunidad para que los mamíferos ocuparan los nichos ecológicos dejados vacantes por los saurios. Tampoco los roedores arborícolas tienen por qué transformarse en primates; de hecho, algunos se han quedado en ardillas

A la producción de todo suceso singular han concurrido miles de factores diferentes, concatenados a fenómenos destructivos. La inteligencia y la cultura pudieron ser una respuesta elegida al azar de entre un número indeterminado de respuestas. Un fenómeno destructivo imprevisto fué el cambio climático ocurrido al final de la era Mesozoica. Un conjunto de especies perfectamente adaptado al ecosistema sucumbió drástica y repentinamente. A la extinción masiva de los dinosaurios producida hace 65 millones de años debemos la expansión de los mamíferos que ocuparon el nicho ecológico vacante.

De no haberse producido dicha extinción, los mamíferos nunca podrían haber aprovechado la oportunidad, hubieran permanecido indefinidamente en las ratoneras al no haber encontrado la casa deshabitada. No hay más que observar a las aves, únicos descendientes de los dinosaurios, que han copado, por así decirlo, la vida aérea: el único mamífero volador, el murciélago, sólo ha podido ocupar un pequeño espacio ecológico vacante, y para ello se ha debido hacer ciego y nocturno, pues el aire ya pertenecía a los descendientes de los grandes saurios. Imaginémonos que no se hubiera producido esa súbita extinción masiva de dinosaurios: las pequeñas musarañas (hablo en sentido figurado para referirme a los pequeños mamíferos) de hace setenta millones de años podrían haber permanecido indefinidamente agazapadas entre las grietas de las rocas; ni siquiera "purgatorius", el pequeño plesiadapiforme, origen de los primates, hubiera hallado su oportunidad.


Se cerró un volumen de la historia natural y comenzó otro nuevo. Pero de hecho nada hay a favor de que interviniera una razón astuta que desde abajo exigiera la eliminación de unas especies como premisa de la aparición de otras nuevas, los saurios pudieron haber permanecido cien millones de años más.

De la aparición de la vida inteligente se puede decir lo mismo que sobre la aparición de la vida en general. Una sola especie del planeta es la que ha generado culturas. De haber obedecido a esa necesidad natural, varias especies distintas hubieran emprendido la misma senda hacia la cultura, y no tendría porqué haber sido una cualidad exclusiva de los mamíferos, sino también de los insectos, los cefalópodos (al respecto, se dice que el pulpo es el invertebrado dotado de mayor inteligencia que se conoce), los moluscos, los anfibios y los reptiles En este sentido, Carl Sagan, por ejemplo,  se entrega a la especulación, su obsesión por la vida inteligente, terrestre y extraterrestre, le hace suponer, especulando naturalmente, que cierta especie de saurio, el Saurornithoides, el más inteligente en su proporción peso corporal/masa cerebral, pudiera haber evolucionado hacia formas de vida inteligente

En cierto modo, tras el principio antrópico (débil, no del fuerte), del ajuste fino y del diseño inteligente lo que al día de hoy hallamos no son tendencias científicas sino instituciones religiosas y sectas evangélicas que defienden conjuntamente otras ideas descabelladas como la de la tierra joven, y en los Estados Unidos están muy bien posicionados junto a políticos ultraconservadores ligados al Tea Party.

Y, para terminar ilustrando lo que significa la idea del Principio Antrópico, nada mejor que la parábola del charco de Douglas Adams

 "Imaginaos un charco despertándose por una mañana y pensando: "este mundo en el que me encuentro es interesante -el hoyo en el que se encuentra es interesante- me va bastante bien, ¿no es así? De hecho, me va asombrosamente bien; ¡debe de haber sido hecho para que yo viviera en el!". Se trata de una idea tan poderosa que a medida que el sol sale por el cielo y el aire se calienta y que gradualmente, el charco se va haciendo cada vez mas pequeño, todavía se aferra a la noción de que todo esta bien porque este mundo era para el, había sido construido para contenerlo; por lo tanto, el momento en el que desaparece toma el charco por sorpresa, Creo que esto es algo a lo que necesitamos estar atentos"

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar